La Asamblea de la ONU para el Medio Ambiente considera que la innovación es el camino hacia #SolucionesInnovadoras


Por Pierre Courtemanche
Estratega de Sostenibilidad y Cadena de Suministro, OPTEL

Ha llegado el momento de realizar un esfuerzo de colaboración mundial para encontrar soluciones sostenibles a algunos de los problemas ambientales, sociales y económicos más apremiantes del mundo.

Este fue el principal llamamiento para accionar, de la cuarta Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, llevada a cabo del 11 al 15 de marzo de 2019 en Nairobi, Kenia. Más de 4.700 jefes de Estado, ministros, líderes empresariales, altos funcionarios de la ONU y representantes de la sociedad civil se reunieron para intercambiar ideas bajo el tema “Soluciones innovadoras para los desafíos ambientales y la producción y el consumo sostenibles“.

Tuve el privilegio de co-moderar una sesión con el presidente de la Asamblea General de la ONU, el jefe de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo y el presidente de African Chapter Global Network apoyando a las PYME en materia de sostenibilidad. El tema de la discusión fue “Desarrollo empresarial innovador y sostenible en tiempos de rápidos cambios tecnológicos“.

Lo siguiente es un resumen de mi presentación. Estos puntos no sólo se consideraron particularmente relevantes, sino que también acentuaron lo que OPTEL puede hacer para ayudar a lograr la sostenibilidad en los negocios.

Las personas y las empresas deben colaborar y construir plataformas y redes digitales globales donde los datos fluyan libremente, y las inversiones y los beneficios sean compartidos entre las partes interesadas, desde el pequeño agricultor hasta el consumidor.

Los datos masivos están dando lugar a una nueva economía en la que los mayores mercados ya no se dedican a la producción de bienes, sino al registro y procesamiento de información, dando valor sustancial a los datos de los consumidores y de los pequeños productores en un mercado de varios miles de millones de dólares.

De hecho, los datos son ahora tan valiosos que debemos estar atentos. Necesitamos asegurarnos de que la recolección y la minería de datos, así como las tecnologías emergentes como la inteligencia artificial, sirvan a las personas, independientemente de su condición.

Como proveedor líder mundial de soluciones de trazabilidad de cadena de suministro y como una B Corporation certificada comprometida con el uso de los negocios para el bien, OPTEL se encuentra en una posición única para ayudar a hacer de un nuevo ecosistema digital una realidad global.

Utilizamos y desarrollamos tecnologías disruptivas para construir un mundo mejor, y creemos que la trazabilidad de principio a fin es la mejor solución para:

  • Conectar a todas las partes interesadas en una cadena de suministro empoderada e inclusiva
  • Combatir la falsificación de productos en todas las industrias
  • Identificar y poner fin a los abusos de los derechos humanos, como el trabajo forzado y el trabajo infantil
  • Aumentar la productividad, controlar los residuos y promover una economía circular a través de cadenas de suministro más inteligentes
  • Fomentar la confianza de los consumidores y de los usuarios finales
  • Permitir la rendición de cuentas
  • Abordar estos y otros problemas a escala mundial porque nuestras tecnologías pueden identificar dónde están y quiénes están involucrados

Pero la tecnología es sólo una parte de la solución. Necesitamos mejorar la legislación sobre trazabilidad y las políticas globales para proteger a los más pobres y vulnerables, quienes a menudo son los impulsores más importantes de las economías locales. Es una ilustración de manual pensar globalmente y actuar localmente.

Tenemos la tecnología para crear las condiciones que permitan un cambio positivo. Lo que necesitamos ahora es la voluntad de todas las partes interesadas, desde los trabajadores hasta los legisladores, y así unir fuerzas para que esto suceda.

Image source: March 14, 2019. Nairobi Kenya. The 4th United Nations Environment Assembly UNEA 4. © NATALIA MROZ/ UNEP